Anabel López, Psicóloga en Cerdanyola

psicoterapia-cerdanyola



Anabel López ofrece un espacio terapéutico para tratar el malestar psíquico.


Brindo atención individual, familiar y terapia de pareja. Cada terapia se adapta a la particularidad de cada persona: adulto, niño o adolescente.


Especializada en terapia psicoanalítica de la depresión, ansiedad, ataques de pánico, problemas de pareja, trastornos de la infancia, problemas de aprendizaje, fobias y miedos, entre otras.


Las consultas más frecuentes son:
  • Depresión
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Crisis vitales (separación, maternidad, etc.)
  • Impotencia
  • Ataques de pánico
  • Duelos
  • Problemas emocionales
  • Problemas de pareja


El tratamiento psicoanalítico ofrece un alivio sintomático del malestar.


Si desea pedir una entrevista, contáctenos  

93 580 83 24 -  info@psicologiacerdanyola.com

¿Quieres salir de una relación de pareja tóxica?



terapia-pareja-cerdanyola


¿Qué tipo de pareja quieres tener?

El amor, el enamoramiento y las relaciones de pareja -sean abiertas o cerradas, monógamas o de poli-amor- preocupa y ocupa, tanto a hombres y mujeres, jóvenes y no tan jóvenes. Algunos consultan a psicoanalista en Cerdanyola para obtener recetas sobre ¿cómo hacer para qué la pareja funcione? y otros, para saber ¿cuáles son los motivos inconscientes que se ponen en juego en el amor, en la relación de pareja? La respuesta a estás, y otras preguntas, es singular e implican un recorrido personal hasta llegar a construir posibles respuestas. El psicoanálisis es una herramienta terapéutica eficaz para conocer los motivos inconscientes que se ponen en juego en las relaciones humanas.

Para una persona el amor tiene la capacidad de producir tanto la felicidad como el sufrimiento. Entre las consultas que recibo en el centro de psicoanálisis Cerdanyola, están relacionadas con el amor y el enamoramiento. Consultar con una psicoanalista especialista en terapia de pareja puede ser el primer paso para encontrar soluciones a los conflictos internos personales y de pareja. Para algunas personas verse en pareja o sin ella suponen la causa de un malestar constante. Consultar con un psicólogo especialista en terapia de pareja por problemas de amor o de desamor.

Parejas imposibles: ni contigo ni sin ti

Otra vía para abordar la problemática de la pareja que escucho en la consulta es la dependencia emocional con la pareja: no poder estar sin el otro o el seguir en pareja a toda costa por más que no funcione. Como el bolero que canta a los amores tóxicos: ni contigo ni sin ti instala el modo de funcionamiento de muchas parejas, en las que se puede leer que la relación no es lo que era, donde el enamoramiento y el amor han desaparecido, sólo queda el sentimiento de propiedad: mi marido o mi mujer, es mío o mía.
El amor ha desaparecido y ha dado lugar al apego. Esto es, la dependencia y necesidad de la otra persona. De esta manera podemos ubicar a la pareja como la causa de nuestra felicidad y la responsabilizamos de ella. Este planteamiento es complicado para el que ama, ya que es uno mismo/a el/la responsable de su felicidad.

Seguramente, en algún momento de tu vida le has dicho a tu pareja (aunque ahora te avergüence): sólo quiero que estés conmigo, no salgas más sin mí, tendrías que compartir más tiempo conmigo que con tus amigos

Lo que remarcan estas frases es el estar siempre juntos, que llevado al extremo recae en la idea de que el otro (novio/a, pareja, amante, amigo/a) me pertenece, es mío y tiene que hacer lo que yo le pida. Esto funciona así en un montón de parejas, en la clínica de psicoanálisis escuchamos mujeres u hombres que dicen que el otro: hace lo que le diga o lo que me pida. Es decir, que en esas relaciones no hay lugar al deseo, sólo se miran el uno al otro y el resto del mundo no importa. Parece que la elección de pareja se apoya en el miedo a la soledad, en no saber estar con nosotros mismos, en no soportar que existan terceros en la relación, e incluso, en pensar que no merecemos ser felices.

En la relación de pareja el papel del tercero puede ser desempeñado por un amigo, un hobby, un trabajo, algo que provoque deseo en el sujeto más allá de la pareja. El tercero en una pareja muchas veces puede llegar a ser el "motor" del deseo. Si el otro no desea nada más allá de mí, si sólo me mira a mí, lo más probable es que lo deje de desear. Siento que lo tengo, que lo poseo y en esta lectura ficticia de la situación queda ahogado el amor y queda imposibilitado en mí el acceso a un mundo diferente al de la pareja.

Al hablar del tercero inevitablemente aparecen los celos. Los celos son una señal de alarma positiva. Nos indica que lo que no se puede tener es al otro mismo, no sólo su atención, su amor, su mirada, sino al otro como propiedad. Por eso muchas veces, los celos pueden ser motivo de ruptura en muchas relaciones de pareja. Él se vuelve un perseguidor de ella, o a la inversa, controla las llamadas que hace, la hora de la última conexión en WhatsApp, si aparece conectado en el Facebook, si mira a otras personas cuando salen, si está más pendiente de su cuidado personal y un largo etcétera que hace que los movimientos de la pareja queden estrictamente limitados. Ante cualquier indicio de infidelidad, siendo la infidelidad aquello que produce interés por otras cosas, la reacción es desmesurada, gritos, enfados, días sin hablarse, bloqueo del móvil, mensajes de amenazas de ruptura, etc. Pero estos mismos celos que llevados al extremo pueden desembocar en todo esto son necesarios también para el buen funcionamiento de la pareja.

Todos somos celosos

Para el psicoanálisis los celos son un sentimiento normal, si alguien dice que no lo es, es porque lo reprimen y aparece en la conciencia algo sustitutivo: en lugar de sentir celos, lo reprime (pasan a estar en estado inconsciente) Negar los celos es garantía de destrucción del deseo en la pareja. Para que él este conmigo tiene que desear más allá de mi, para que ella esté con él tiene que desear algo más allá de la relación de pareja.  

¿El amor es encontrar mi media naranja?

Soñar con que el otro es mi media naranja, que tiene todo lo que me completa, es una fantasía que ha sido alimentado por la publicidad, las películas románticas, la cultura, etc. Es una fantasía que se sustenta en el mito del Andrógino. El andrógino era un ser esférico, completo y perfecto. Reunía en sí mismo ambos sexos, luego, fue dividido por los dioses en dos mitades iguales. Se convirtió en un ser incompleto y condenado a anhelar la unión con la mitad perdida. Es decir, que cada mitad se esfuerza en encontrar a su otra mitad para poseerla y volver a formar un solo ser completo.

A pesar de los siglos que han pasado desde que Platón escribió “El banquete” sigue teniendo vigencia. Muchas parejas nos siguen hablando del amor como dos mitades que tienen que encajar una con la otra, y si no encajan es motivo de separación. De alguna manera buscan en el otro su complemento. Si concebimos a la pareja como un complemento enseguida nos damos cuenta que el otro no puede ni debe faltarnos, yo no puedo ni debo faltarle. Sin embargo, desde el psicoanálisis sabemos que no hay complementariedad entre los sexos masculino y femenino, ambos son diferentes, el goce del hombre y el de la mujer no están hechos el uno para el otro. Esto explica, en gran medida, el desencuentro permanente que hay entre los hombres y las mujeres.

Una relación de pareja es algo que ha de construirse entre dos personas. Para ello, es necesario que cada uno pueda estar bien consigo mismo. Muchos de los pacientes que consultan a una psicoanalista en Cerdanyola llegan a una primera conclusión: Para estar en pareja, primero he de disfrutar de estar sólo/a.

En las sesiones de psicoanálisis Cerdanyola las personas que consultan durante su proceso terapéutico llegan a cuestionarse la manera en qué aman. Amar al otro no es creer que somos uno, sino poder llegar a amar lo que el otro ama; desear que tenga un mundo más allá de la pareja, porque si su mundo soy yo, si sólo me ama a mí, el mundo se acabó.
Amar es, a su vez, poder producir en el otro un deseo por lo que yo deseo, que el otro valore que yo tenga un mundo. Si creo que el otro es mío y yo le pertenezco dejo de desearlo, ¿cómo voy a desear lo que ya tengo? El deseo, no sólo el sexual, mueve al ser humano, lo incomoda, lo pone a trabajar continuamente. Es decir, que, si cuando tengo un proyecto, trabajo o amigos, por fuera de la pareja, no le pediré todo a la relación. Si encierro el mundo entero en la pareja le pido al otro que me haga de amigo, de padre, de hermano, de marido, de amante… le pido de todo. Y cuando el otro, responde a esas demandas, descubro que eso no era lo que deseaba. Porque al final se termina diciendo: no me das todo lo que necesito.

En nuestro gabinete de psicoterapia especializado en parejas, sabemos que, para poder ayudar a los miembros de una pareja, el primer paso consultar con un psicólogo de parejas, para llevar a cabo una valoración de la situación y determinar si lo más indicado es una terapia de pareja, o una terapia individual con cada uno de los miembros de la pareja. Una terapia de pareja conjunta puede ayudar a resolver los problemas de comunicación en la relación, averiguar cuáles son los principales motivos que causan conflictos y discusiones, etc. Una terapia individual puede ser más útil para que cada miembro de la pareja pueda identificar y trabajar aquellos aspectos personales hacen de obstáculo para mejorar la relación.

Puede hacer su consulta con la especialista para más información sobre el tratamiento, el precio de la sesión o concertar una primera visita en nuestra consulta.

Llama a la consulta de psicoanálisis de Anabel López 93 580 83 24.


¿Cuál es la mejor terapia para la ansiedad?

psicoanalista-angustia-cerdanyola

Cuando hablamos de angustia nos referimos a un estado afectivo displacentero que además de manifestarse en el plano anímico puede exteriorizarse en el cuerpo.

Psicólogo ansiedad Cerdanyola


En los últimos tiempos asistimos a un incremento de visitas en la consulta de psicología Cerdanyola por ansiedad o ataques de pánico; cuadros en donde la persona que me consulta está afectada por ansiedad: refiere ahogo, dificultades para respirar, taquicardia, etc. Con la dificultad, añadida, de poder enlazarlo con algún acontecimiento de su vida. Parece que la angustia viene, irrumpe de manera repentina en la vida de un sujeto que no sabe lo que le está pasando. La terapia psicoanalítica es un tratamiento eficaz para la ansiedad en Cerdanyola.

La persona angustiada parece bloqueada, un cuerpo sin músculos, no se muestra como una persona emocionada, es decir, llorando o gritando, aunque eso no quita que realmente está muy afectado por aquello que lo angustia; le cuesta representarse algo, falla en la verbalización y termina sus frases con un simple ‘no sé…no sé, no sé lo que me pasa’. El ‘no sé’ hace referencia a un no saber del sujeto cuando debe dejar de afirmar lo que dicen otros y pronunciar sus propias palabras. Percibimos la angustia de manera consciente pero los motivos que la originan tenemos que buscarlo, a través de la terapia, ya que son inconscientes, no podemos controlarlos.

En psicoanálisis Cerdanyola utilizamos como principal herramienta la palabra; el paciente nos habla, relata sus vivencias, sus quejas, conflictos o sueños, es decir, tomamos como material todo aquello que el sujeto quiere hablar sin restarle importancia, sin creer que eso que nos cuenta no tiene nada que ver con el ‘verdadero problema’; y a través de la escucha del psicoanalista el sujeto puede elaborar aquello que lo angustia y desvelar sus motivos inconscientes. No obstante, cualquier tratamiento de la ansiedad no consiste únicamente en hablar para sentirse mejor, es mucho más que eso. Supone tomar conciencia de cosas que uno desconocía sobre sí mismo. Cosas que tienen que ver con uno mismo, la pareja, el trabajo, las relaciones sociales y familiares e incluso la propia sexualidad. Solo cuando uno se conoce mejor y encuentra sentido a lo que le está pasando puede hacer las cosas de otra manera, se siente más libre, al mando de las riendas de su propia vida.

La terapia para la ansiedad consiste, también, en elaborar la idea que la angustia no siempre es algo malo, que se tenga que eliminar, sino que si nos afecta es porque tiene una función particular en el psiquismo.

Crisis de ansiedad

Una de las reacciones de ansiedad más intensas son los ataques de pánico. Estas fobias se caracterizan por la aparición de un temor excesivo que poco tiempo desarrolla un intenso e insoportable malestar.

Es cierto que en muchas ocasiones deseamos que nuestra existencia está marcada por lo placentero; sabemos también que ciertas situaciones nos pueden producir angustia y utilizamos estos momentos para replantearnos nuestra vida, porque algo nos indica que no funciona del todo bien y es necesario transformarlo. Sin embargo, si una persona intenta huir de una situación de su vida es porque hay algo en ella que no soporta. La huída, nunca es la mejor solución, ya que evita plantearse sus cosas y, por lo tanto, no tener que padecer emociones, sentimientos y pensamientos que son aparentemente desagradables para él. Para no tener que enfrentarse con las problemáticas del amor, del trabajo, del dinero. El sujeto, muchas veces, en vez de cambiar su realidad, la niega; pero esto no quiere decir que no le sigan pasando cosas.

Considerar la posibilidad de pedir cita con un psicólogo especialista en ansiedad o angustia no es un signo de locura. Hay situaciones o periodos en la vida que vienen acompañados de sentimientos de angustia y tristeza, así como de estados depresivos, y no tiene por qué tratarse de ningún trastorno, sino de afectos completamente normales en nuestra vida.