La ansiedad, esa extraña conocida

ansiedad-tratamiento-cerdanyola

Cada uno conoce a alguien que la ha padecido a lo largo de su vida, o usted mismo ha sufrido algún episodio que lo puede haber llevado a urgencias, a coger una baja laboral, a estar presa de la ansiedad. El nivel de consumo de ansiolíticos está naturalizado, sin embargo, la ansiedad no desaparece.
Como psicoterapeuta de orientación psicoanalítica, tratamos la ansiedad como una brújula que nos avisa de que debajo de ella existe algo más. Cuando una persona sufre malestar, luego de una decepción amorosa, ante la muerte de un ser querido y la aparición de un vacío doloroso, cuando espera un acontecimiento trágico o de difícil resolución, ante la propia boda, una oposición, un viaje importante, ante un traslado de residencia se puede perder la referencia. En conclusión, la ansiedad se puede presentar alrededor de una experiencia en la que no se dispone del control total, sino que la persona está ampliamente al descubierto y expuesta a las contingencias de la vida.
La angustia se manifiesta mediante la ansiedad. Es su tarjeta de presentación, pero no es la esencia de lo que angustia. La ansiedad es el envoltorio de algo escondido para la conciencia de una persona. Cuando perdemos la señal del GPS, cuando nuestras certezas y seguridades están teñidas de angustia, llegamos a imaginar lo peor, o cuando perdemos la orientación sobre nuestra vida y navegamos en aguas inquietantes, de lo que no sabemos. 


¿Cómo calmar la ansiedad?

La respuesta -fácil y compleja a la vez- es a través de la terapia. En la consulta de psicoanálisis es imposible una cura de la ansiedad sin desplegar ese síntoma, sin estudiar sus relaciones con la historia de la persona que la padece, sin analizar su responsabilidad subjetiva, sin interpretar lo que quiere decir ese síntoma y conocer su lógica. Es lo que en la terapia llamamos ‘poner a trabajar la ansiedad’. Es curioso pensar que el tratamiento de la ansiedad tiene que ver exclusivamente con la ingesta de ansiolíticos; no se entiende por qué, lejos de disminuir, va en aumento el número de casos de ansiedad. 

La propuesta terapéutica es detenerse, tratar y hablar con el paciente, indagar, mostrarle lo que se pone en juego en su vida, orientarle en el alivio de la ansiedad para evitar el sufrimiento. 
Buscar en internet tips para reducir la ansiedad no implica ningún tratamiento, no alivia, sino que tiene un efecto rebote: se incrementa la ansiedad y la desesperación. Cada persona es singular, la terapia es uno por uno, y se trata de conocer los motivos inconscientes de cada quien junto al detalle de cada historia personal e irrepetible. No hay recetas colectivas eficaces para todos.

Si quieres reservar una sesión puedes contactar conmigo al tel 93 580 83 24.