¿Qué sentido tienen los sueños?

interpretación-psicoanalisis
  

El ser humano sueña desde tiempos inmemoriales. La humanidad en todas las épocas adjudicó a los sueños un sentido, en la antigüedad tanto reyes como guerreros contaban entre sus consejeros con un intérprete de los sueños. Lo consultaban esperando, que de la interpretación que éste diera del sueño de aquella noche, orientaciones para tomar las decisiones más correctas sobre el gobierno, la guerra, las ejecuciones o las transacciones comerciales.

Suponían que los sueños estaban en relación con el mundo de los seres sobrehumanos y traían revelaciones de los dioses o de los demonios. Además, estaban convencidos de que los sueños contenían un mensaje importante para quien los soñaba: por regla general le anunciaban el futuro.

Hoy en día toda esta mitología no tiene mucha vigencia y ya no se duda de que el sueño sea una producto de un trabajo psíquico del que sueña. Sin embargo, la opinión popular aún posee la creencia de que el sueño tiene un sentido, que nos devela algo importante del futuro, y aunque su contenido, sea confuso o inexplicable, puede obtenerse una interpretación mediante algún procedimiento: uno puede ser por una clave fija, otro, por la relación de un símbolo.

Es con la obra de la “Interpretación de los sueños” de Freud donde se produce una ruptura con estas concepciones del sueño. A partir de esta obra los sueños se consideran una operación de la vida anímica normal es decir, que son actos psíquicos de pleno sentido.

En cualquier lengua y en cualquier lugar se sueña, personas que sueñan hay en todas partes del mundo, podríamos decir que los sueños son un fenómeno universal. Son actos que nos ocurren a todos cotidianamente, y que en general desechamos por carecer de sentido o importancia.  
 
¿Cuál es el sentido del sueño desde una lectura psicoanalítica?

En cuanto al sentido de los sueños, vamos a ver que éste no tiene que ver con el significado, sino que lo podemos pensar como cuando vamos por una carretera y nos encontramos con carteles que indican un cambio de sentido. Es decir, que los sueños tienen un hacia, que nos orientan hacia su sentido, que descubriremos luego de la interpretación en la sesión psicoanlítica. Para el psicoanálisis el sueño es un acto psíquico que posee sentido y ocupa un lugar dentro de la vida anímica del individuo.
 
Características comunes a todos los sueños:

Una es, soñamos mientras dormimos. El sueño es un estado intermedio entre el dormir y la vigilia. Para poder dormirnos es necesario que suspendamos el interés por todo lo que lo nos rodea, es decir que apaguemos la luz, que tengamos una almohada cómoda, que no tengamos ninguna preocupación en la cabeza. Es como si le dijese al mundo exterior: “déjame en paz que quiero dormir”.  Sueños de despertador.

La otra es, los procesos anímicos que se producen mientras dormimos son completamente diferentes a los procesos que acontecen mientras estamos despiertos. Es decir, que en el sueño cada uno vivencia muchas cosas y se cree realmente vivenciarlas, cuando en verdad nada se vivencia, son sólo imágenes visuales. En cambio, cuando estamos despiertos nuestra actividad de pensamiento se cumple en conceptos y no en imágenes.

Esto nos conduce a una de las dificultades del sueño que se presentan al momento de la interpretación. ¿Por qué no me alcanzan las palabras para poder contar el sueño?  Parte de la dificultad proviene de la necesidad de traducir estas imágenes en palabras. Es habitual escuchar que un paciente diga: podría dibujarlo pero no sé cómo decirlo. El sueño acontece otro escenario diferente al que vivimos cuando estamos despiertos y la única manera que tenemos de acceder al sueño es a través del relato del paciente.


Si quieres saber qué sentido tienen tus sueños, es necesario, que estes en un proceso psicoanalítico para poder encadenarlo a aspectos de tu vida y así, poder hallar el sentido inconsciente que revela.